Jul/Ago 2017  |  Núm. 26





Dr. René Drucker Colín
Científico e Investigador UNAM

Cómo decidimos dónde poner la atención

Un equipo científico observó el cerebro de lechuzas comunes, pues su agudo oído y su fina visión, las hacen excelentes ejemplares para explorar el funcionamiento de la atención espacial.

Se puede decir que existen dos opciones de atención: cuando decidimos en qué concentrarnos, y cuando un estímulo físico del mundo captura nuestro interés. Probablemente, ambas influencias están en constante competencia. Pero, en un momento determinado, el cerebro debe elegir entre ambos tipos de información, para decidir a cuál dedicará su atención.

Mediante un proyector visual y un par de audífonos especiales, las lechuzas fueron expuestas a una serie de imágenes, formadas por puntos controlados por computadora, y a borbotones de ruido.

En una parte de su cerebro, llamada téctum, responsable de los reflejos visuales y auditivos, se insertaron electrodos tan delgados como un cabello humano.

Esta región es importante para controlar la atención espacial. Las células de sus diferentes capas tienen distintas funciones: Las superficiales están dominadas por la visión, y las más profundas procesan información de varios sentidos, para guiar los movimientos del cuerpo.

Primero se buscó alguna señal cerebral que indicara cuando un estímulo se hacía más fuerte que otro, y se encontró un cambio abrupto en la actividad de las neuronas del téctum, cuando las lechuzas se exponían a estímulos sensoriales que atraían su atención.

Al examinar cómo funciona la selección entre los estímulos en competencia, las observaciones indicaron que la mera intención de prestar atención a un estímulo particular, prácticamente triplicaba la capacidad del cerebro para determinar cuál era el más fuerte.

Estos resultados ofrecen información valiosa sobre la forma como el cerebro elige en qué concentrarse. Aprender más sobre el control de la atención es muy útil en el desarrollo de nuevos tratamientos para trastornos como el déficit de atención, el autismo y la esquizofrenia.

 

Referencia

Drucker, C. René, Cómo decidimos dónde poner la atención. Cápsula 14-1169, septiembre 2014.



©2017 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx