May/Jun 2017  |  Núm. 25






Max Ohlhaut, CFE

Ángulos del Fraude

Metodología para investigar un estudio de caso con estafa de tipo Ponzi

Las manos de Marty temblaban. Pensó que había ocultado su rastro con el suficiente cuidado. Y sin embargo, allí estaba, atrapado en una habitación con cinco personas a las que había defraudado por cientos de miles de dólares. Las tres mujeres y dos hombres habían volado desde la República Dominicana para pedir cuentas. Estaban enfadados y exigían saber dónde estaba su dinero. No se iban a ir hasta que tuvieran respuestas. Marty sabía muy bien que ninguno de sus inversionistas hablaba inglés. Él, siendo bilingüe, planeó una visita al banco con ellos, en la cual, él habría de servir de traductor y con esto, lograr calmar a sus víctimas y de paso, ganar un poco de tiempo para zafarse.

Después de un corto paseo a una sucursal de un banco local, Marty forzó una sonrisa tranquilizadora ante los cinco rostros enfurecidos que le miraban desde la pequeña sala de conferencias. Jessica, la directora de la sucursal, entró y los saludó. Marty explicó a Jessica que sus cinco compañeros eran sus inversionistas que tenían algunas preguntas con respecto a sus fondos y que él estaría actuando como traductor. Jessica sonrió y respondió con las palabras que aplastaron el último complot de Marty: "Qué suerte. También soy bilingüe". El corazón de Marty se encogió. Al no ver otra opción, simplemente se levantó y se excusó para salir "momentáneamente". Sin embargo, salió con calma del cuarto y luego huyó del banco.

Las víctimas esperaron horas para que Marty regresara, pretendiendo incesantemente dar con él, pero éste nunca regresó. Las víctimas ahora no tenían ninguna duda de que Marty les había robado los ahorros de su vida y no tenían otra alternativa que volver a casa y confiar en que el banco podría ayudarles a recuperar lo que quedara de sus fondos. Jessica presentó un informe de actividad inusual (UAR) que sería enviado al departamento de investigación en el banco. La investigación sobre la UAR finalmente revelaría el esquema Ponzi que perpetró Marty, el cual duró tres años y costó tres millones de dólares. Me asignaron el caso para investigar este incidente en la sucursal bancaria en agosto de 2015.

El informe UAR llegó a mi escritorio y como la mayoría de los UARs, la información inicial era escasa. Jessica incluyó solamente los nombres y las cuentas de las cinco víctimas sabidas, omitiendo la participación de Marty. Comencé esta investigación, como había abordado un sinnúmero de otros casos, reuniendo cada pieza de información en la que podía pensar. Cada caso que investigo sigue los mismos cinco pasos básicos: 1) Recopilar información y definir el alcance. 2) Analizar los datos brutos para formar una teoría plausible. 3) Realizar la entrevista y el interrogatorio. 4) Sugerir la decisión de la fiscalía. 5) Obtener la resolución.

Desde que tuve los nombres y la información de la cuenta de las cinco víctimas, me dediqué a sacar sus historias de transacciones en el año anterior. Una vez que empecé a revisar la historia de las transacciones, rápidamente surgió un patrón. Las cinco víctimas tenían cuentas conjuntas con Marty. Después de ir más lejos en mis indagaciones descubrí que todas las víctimas habían transferido una cantidad sustancial de dinero a estas cuentas en los últimos 12 meses. Una vez que el dinero estaba en la cuenta conjunta, los fondos fueron transferidos inmediatamente a la cuenta comercial de "Optimal Property", una cuenta de cheques de negocios que era propiedad de Marty y de su esposa, Patrice.

Dado que la exposición de los fondos fue de cerca de $500 mil dólares, fue una decisión fácil el escalar este caso y ampliar el alcance de la investigación. Era hora de ponerse en contacto con Jessica, la directora de la sucursal bancaria, para determinar si tenía alguna información adicional que pudiera haber dejado fuera del informe UAR. Fue entonces cuando me enteré de que las cinco víctimas habían comprado propiedades de inversión con Marty y ahora exigían el dinero que les había prometido durante casi seis meses. Esto comenzó a confirmar la sospecha de que Marty había estado operando un esquema Ponzi.

Un esquema de Ponzi es un tipo de delito financiero donde el criminal supuestamente devuelve cantidades a sus inversionistas, no de supuestas inversiones, sino de capital recaudado por reclutar a otros inversores. Para que este tipo de régimen funcione, es necesario que haya un crecimiento continuo. Una vez que no hay más inversores nuevos, el esquema suele hacer implosión sobre sí. Me preocupaba que pudiera haber más víctimas o partes involucradas. Saqué un año de transacciones de la cuenta de Optimal Property y amplié el alcance para incluir cualquier cuenta en la que Marty fuera un firmante.

Lo anterior, condujo a la identificación de numerosas transferencias sospechosas adicionales y otras posibles víctimas. De hecho, dado que había tantas transferencias adicionales, amplié la búsqueda en última instancia para incluir transacciones de cinco años en esta cuenta. La recopilación de información durante de ese periodo mostró que el patrón de actividad sospechosa había comenzado hacía unos tres años y que daba finalmente un total de cerca de tres millones de dólares. Como ahora tenía una cantidad enorme de datos sin procesar, era hora de comenzar a formar una teoría plausible para estas operaciones.

Por cada transferencia que se originó en la República Dominicana, agregué el nombre de ese cliente a la lista de nuestra potencial víctima. El flujo de fondos comenzó a tomar forma y pude determinar cómo Marty perpetró su fraude. Marty abrió cuentas de negocios de propiedad conjunta con sus víctimas y las dirigió a transferir fondos a la cuenta de co-propiedad. Tan pronto como los fondos estaban en la cuenta, Marty transfirió los fondos a la cuenta comercial de Optimal Property. Optimal Property era propiedad de Marty, su esposa Patrice y el padre de Patrice, Jack. A partir de ahí los fondos eran desembolsados a través de múltiples canales, pero en su mayoría se destinaban a pagar la tarjeta de crédito de Patrice.

Pude localizar a Marty ya su esposa en las redes sociales y me sorprendió lo que encontré. Incluso teníamos varios amigos mutuos. Además, me di cuenta de que estaban viviendo en el nuevo apartamento de lujo, justo al lado de donde yo vivía, y que ambos eran más o menos de mi edad. Algo que no me sorprendió fueron las fotografías de sus lujosas vacaciones, numerosos autos deportivos y joyas de fantasía. A continuación, empecé a llamar a las víctimas para ver si mi teoría de un esquema Ponzi se mantendría válida. Tuve que utilizar un traductor en la mayoría de las ocasiones, ya que muchas de las víctimas hablaban sólo español. Era la misma historia con cada víctima a la que entrevistaba.

Sorprendentemente, Jack era médico en la República Dominicana y ayudaba a Marty a contratar a sus propios colegas para invertir en Optimal Property. (No está claro hasta hoy si Jack era consciente del esquema Ponzi). Marty prometió a los inversores que compraría casas, las arreglaría y luego las vendería para obtener ganancias. Marty proporcionó numerosos estados financieros falsos a sus inversionistas y en algunos casos fabricó hechos. Estos papeles ficticios demostraron un crecimiento en las carteras de las víctimas, cuando en realidad nunca se compró ninguna propiedad. Afortunadamente, varias de las víctimas fueron capaces de proporcionarme copias de los hechos fabricados y falsos estados financieros. Estos fueron muy útiles en los tribunales.

Ahora que tenía una idea clara del alcance y la metodología utilizada para cometer este fraude, finalmente estaba listo para entrevistar a Marty. Por desgracia, no pude llegar a él en persona y tuve que conformarme hablando con él por teléfono. Como acababa de tomar un curso de entrevistas e interrogatorios, estaba emocionado de usar mis nuevas habilidades para fabricar una relación, construir una base para la confianza y, finalmente, obtener una confesión de Marty. Para ganar su confianza traté de empatizar con él y minimizar sus acciones. Dije que podía entender las presiones de ser un marido y un padre, que estaba seguro de que tenía la intención de pagar el dinero en algún momento.

Primero establecí una línea base haciendo preguntas cuyas respuestas ya sabía. Le pregunté desde hacía cuánto tiempo él era dueño de la compañía y cuánto tiempo había sido un cliente del banco. Después comencé las preguntas más duras como cuántas él poseía y cuán rentable había sido su compañía. Finalmente, lo confronté con las denuncias presentadas contra él por sus inversionistas. Aunque no conseguí una confesión completa ese día, creo que lo hice realizar el impacto completo de sus acciones en todas las partes implicadas.

Por ahora, era evidente que el caso era lo suficientemente fuerte e implicaba la cantidad de dólares suficiente para involucrar a la policía. Debido a que había movimiento internacional de fondos, llamé a mi contacto en el FBI. El FBI estaba muy interesado en el caso y pidió la información que ya había obtenido. Fue una tarea grande y complicada, y tomó bastante tiempo y cuidado organizar la información y presentarla de una manera clara y precisa. El FBI obtuvo una confesión completa de Marty unos dos meses después. Él confesó las transferencias y el fraude de valores, de tal forma que con cada delito se le llevó a una sentencia máxima en prisión por 20 años. Finalmente fue condenado a cinco años de prisión y obligado a devolver $2.7 millones de dólares en restitución a sus víctimas.

Al revisar el esquema que Marty había preparado, hizo varias cosas descuidadamente desde la perspectiva de un criminal. Primero, la mayoría de sus víctimas se conocían, lo que les daba poder. Sus víctimas podían comparar notas y determinar fácilmente que Marty era un estafador. En segundo lugar, utilizó el mismo banco para cometer todo su fraude. Debido a numerosas regulaciones, los bancos no tienen una buena plataforma para comunicarse con otros bancos, por lo que es difícil para ellos compartir información a nivel de cuentas. Si Marty hubiera utilizado múltiples bancos, habría sido mucho más difícil para un solo investigador establecer un cuadro holístico del fraude. Finalmente, proveer a sus víctimas de hechos fabricados fue un error. Esto sólo le consiguió ganarse un tiempo limitado, ya que sus inversionistas estaban seguros de descubrir que las promesas no eran reales.

En conclusión, los cinco pasos descritos anteriormente se pueden utilizar para investigar cualquier tipo de fraude. Pueden utilizarse en un orden diferente y, a menudo, se ejecutan simultáneamente. Cuando se utilizan en una investigación, estos cinco pasos son una herramienta poderosa para encontrar y detener el fraude.

 



©2017 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx