May/Jun 2017  |  Núm. 25



Ángulos del Fraude

Ivar el terrible defraudador

Si usted no cuenta con la ventaja de dominar el idioma inglés, no le será fácil investigar quién era el mayor estafador de la historia, hasta la llegada de Bernard Madoff. Afortunadamente encontramos un blog que reseña e introduce en español a este terrible ícono del fraude.

La historia de Kreuger es realmente interesante, desde joven fue bastante inteligente y contaba con una clara visión empresarial. Se graduó a los 20 años de edad en el Instituto Real de Tecnología de Estocolmo con dos maestrías: una en ingeniería mecánica y otra en ingeniería civil. Introdujo el innovador método de construcción de acero y concreto de Julius Kahn, que estableció a través de sendas compañías en Suecia y Alemania.

El negocio de la construcción floreció y le dio un interesante capital inicial a Kreuger, quien más interesado ahora en la especulación financiera, decidió dividir su compañía Kreuger & Toll en dos: la primera, Kreuger & Toll Construction AB, quedó en manos de su socio Paul Toll, y Kreuger & Toll Holding AB, quedó bajo su control. Una de las primeras apuestas empresariales de Krueger fue la creación de la empresa Swedish March, una compañía que como su nombre lo indica, se dedicaba a la fabricación de fósforos, además de cigarros.

Krueger se hizo del control de la industria fosforera no solamente de Suecia sino también de la de Noruega y Finlandia, con lo cual se convirtió en uno de los líderes mundiales del sector, para aumentar su poder creó en New York junto con Lee, Higginson & Co. La compañía International Match Corporation, que quebraría durante la gran depresión, pero que en su momento llegó a controlar el 75% del mercado mundial de fósforos.

Probablemente si la historia hubiera terminado aquí, ciertamente la vida de Kreuger no sería muy diferente a la de cualquier otro empresario industrial de principios del siglo XX. Fue la entrada de Kreuger en el sector financiero y los préstamos otorgados a distintos gobiernos europeos y latinoamericanos los que marcaron el curso del colapso del imperio que Krueger construyó a lo largo de su vida.

Los préstamos que otorgaba Kreuger a los gobiernos no eran hechos con dinero producto de sus formidables utilidades en la industria de los fósforos como la mayoría pensaba, en su lugar eran hechos con dinero que su corporación pedía prestado a bancos suecos y americanos, es decir el clásico modelo de apalancamiento financiero que ahora es tan popular. Es decir, pedía dinero prestado a un bajo interés poniendo como respaldo su empresa y luego otorgaba préstamos a un interés mayor (debido al riesgo de default) a gobiernos como Polonia, Alemania, Grecia o Turquía, que sufrían las consecuencias de la primera guerra mundial.

Kreuger también fue pionero en la adquisición masiva de competidores, maquillaje de los libros contables para mostrar utilidades que no existían, pero al pagar dividendos altos obtenía compradores para las acciones de sus empresas, dinero que luego utilizaba para pagar los dividendos de aquellos que entraban al perverso sistema de pirámide que era su empresa.

Pero, si olvidamos las fechas y sólo nos centramos en la mecánica de la operación de Kreuger, es decir operar con mucho dinero prestado, apostando a que las cosas no cambiaran en el futuro inmediato, para hacer dinero con dinero de otras personas, podríamos estar hablando de Bear Stearn, Lehman Brothers, AIG o cualquiera de los grandes protagonistas de la última debacle financiera.

 

Fuente:

https://volkanrivera.com/esp/2010/03/el-rey-de-los-fosforos/



©2017 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx