Sep/Oct 2014  |  Núm. 9


El arte de defraudarte

Nuevos Recursos para Luchar contra los Delitos de Robo de Identidad

Por las mañanas, usualmente apago la alarma hasta tres veces y luego, semidormida, visto a mi hija para llevarla a la escuela. Corriendo subimos al carro para no llegar tarde y ganarle al tráfico. Dependiendo del día, a menudo me bajo para cargar gasolina o por un café, y después llego al trabajo para tomar el primer sorbo. Sin embargo, después de haber ido hoy al Foro Global sobre la Identidad en la Universidad de Texas, en Austin, me doy cuenta de que mis actividades matinales pueden fácilmente llevar a cuatro formas distintas de robar mi identidad; incluso antes de que pueda terminar de disfrutar mi taza de café. Mi lista de actividades cotidianas involucra mi préstamo hipotecario, mi carro a crédito, la tarjeta de crédito con la que he pagado en el Starbucks y mi tarjeta de débito utilizada en la gasolinera. Todos estos son blancos para alguien que podría cometer un robo de identidad.

De esto y más me enteré en el panel de discusión: “Robo de Identidad y sus víctimas: ¿A qué personas buscan los criminales? ¿Cómo afecta este tipo de robos según las edades de las víctimas?” El moderador A. T. Smith, subdirector del Servicio Secreto de los Estados Unidos, junto con representantes del Departamento de Justicia, el FBI y el Inspector General del Tesoro para la Administración Tributaria, hizo un balance del estado actual del fraude y el robo de identidad, además de su ciclo de vida desde el momento en que inicia la investigación hasta llegar a la litigación.

Angela Byers, Jefa de Sección de los Delitos Financieros en el FBI, recordó a los asistentes que mientras exista definitivamente una tendencia en los delitos de identidad con medios de alta tecnología, se mantendrá en pie un gran número de maneras sencillas (con poca tecnología), tales como las llamadas no solicitadas y el robo, a las que recurren los defraudadores para obtener información personal. Byers mencionó que el esquema de estos delitos incluye el arrebatar sus bolsas a las mujeres que se encuentren en sus vehículos o en lugares públicos y la posterior utilización de su información personal para cometer fraudes. (Entonces son más bien cinco puntos débiles los que pueden figurar ahora en mi lista matinal, pues dejo mi bolsa en el carro cada vez que me bajo para cargar gasolina o comprar un café para llevar.)

A cada integrante de la mesa se le preguntó después cuál era el robo de identidad más común. Luego, Smith hizo un desglose de los tipos de fraude donde el 37% corresponde al de tarjetas de crédito, el 23% es bancario, el 13% es fraude de cheques, el 8% falsificación de identificación, el 7% son delitos informáticos y el 12% está compuesto de otras variedades de delitos.

Cuando se le preguntó al panel cómo es un típico criminal cibernético, las respuestas sonaron muy familiares, pues dijeron que cualquiera podría serlo. De acuerdo con Jackson, podría ser el vecino o, según Smith, la silueta detrás de una computadora en Europa Oriental. Sin embargo, como lo señaló Rusch, gran parte del robo de identidad es determinado por las víctimas. Una forma importante de contrarrestarlo es en la observación de lo que tienen en común los afectados, para luego proveerles las herramientas con las que puedan hacerle frente.

La Contralora de Texas, Susan Combs, también tomó el micrófono para anunciar una inversión de $5 millones de dólares de la legislatura de Texas en el Centro para la Identidad, con el fin de crear un sitio en línea acerca de robo de identidad, fraude y recursos privados. El sitio web ofrecerá una forma interactiva para que las empresas e individuos estén mejor informados y protejan su información de manera más segura a través de módulos de entrenamiento, aplicaciones, pruebas, informes, videos, juegos y gráficas informativas.

“La Legislatura de Texas nos ha dado la oportunidad de hacer crecer nuestra organización y transformarla en un centro internacional de excelencia, un recurso único para los Texanos y el resto del mundo, −dijo la Dr. Suzanne Barber, directora del Centro para la Identidad−. Equiparemos a las personas con el conocimiento y las herramientas que necesiten para manejar, proteger y valorar su identidad en el mundo cada vez más interconectado de nuestros días.

Texto original: Mandy Moody, “New Resources to Fight ID Crimes” en: acfeinsights.com, abril de 2014.

Eric LeeMandy Moody, CFE
Especialista en Medios Sociales de la ACFE


©2014 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx