Sep/Oct 2014  |  Núm. 9


El arte de defraudarte

10 Principios Dorados para la Prevención del Fraude y su Disuasión

Posiblemente algunas de las tareas más difíciles para cualquier examinador de fraude son el prevenirlo y evitarlo. Muchos creen que el control y la prevención de este tipo de ilícitos funcionan mejor cuando la investigación para la detección permanece en secreto; sin embargo, es muy interesante ver cómo reacciona la gente cuando el proceso es abierto y conocen el riesgo que pueden correr.

Regla número 1: Nunca subestime

Para encontrar maneras de penetrar en un sistema o proceso, un defraudador puede utilizar las mismas técnicas que nosotros usamos para eludir el fraude.

Independientemente de la complejidad de su sistema, solo es cuestión de tiempo para que un estafador pueda violar sus medidas de protección. Por ello, es esencial revisar y actualizar periódicamente sus métodos para la correcta identificación de estos delitos.

En un banco, tuvimos un interesante incidente en la sala de capacitación. Enseñamos a un selecto número de miembros de un grupo a identificar,  patrones que pudieran ser indicio de fraude, cuando revisaran grandes volúmenes de casos que tuvieran que ver con préstamos bancarios. Dividimos el equipo en dos fracciones: el Grupo A (entrenado con capacidades especiales) y el Grupo B (capacitado con aptitudes básicas).

Dejamos que el Grupo B procesara los casos primero para que después que el Grupo A los revisara ya procesados. De 100 propuestas examinadas por el Grupo A, 12 coincidieron con los patrones que les habíamos enseñado. No le dijimos a ambos grupos, pero luego agregamos tres casos libres de fraude, perfectos y previamente filtrados. Anunciamos al Grupo B, que 15 casos habían sido rechazados para préstamos, y luego permitimos que revisara cualquiera de estos nuevamente.

En una hora, un astuto miembro del Grupo B se aproximó con los tres casos y nos pidió que volviéramos a procesarlos. Dijo que pensaba que había un error en la evaluación. Le preguntamos que porqué lo creía así. Y él respondió que había estado viendo trabajar a los miembros del Grupo A, que estaban en la otra sala y que había sentido que no encontrarían ahí lo que estaban buscando. Rápidamente explicó el patrón que le habíamos enseñado al Grupo A.

Muchos de nosotros, rodeados de paneles de cristal, nos sentimos protegidos con los sistemas que nos sirven como válvulas de seguridad. Sin embargo, solo es cuestión de tiempo para que un defraudador pueda penetrar en los procesos y conocer los modos de activarlos. Es importante explorar continuamente y nunca tener la impresión de que los criminales no podrán descubrir estos mecanismos de identificación o activación.

Regla número 2: Nunca sustituya la prudencia por la automatización

Nada puede sustituir al sentido común y el cuidado. Requerimos de mecanismos tecnológicos para prevenir el fraude, pero no debemos olvidar que las respuestas que obtengamos dependerán del grado de lógica y precisión de las preguntas que formulemos. Si alguien distorsiona esa lógica, puede ser que se halle bajo el resguardo del árbol equivocado.

La gente de la India trabaja duro para conservar su cultura; los nombres de las calles, ciudades y localidades son muy similares o incluso, son los mismos. Muchos individuos tienen el mismo nombre en todo el país; por lo tanto, cuando los investigadores encuentran una coincidencia en el reporte de verificación del buró de crédito de un cliente, revisan todos los detalles para comprobar que éste y la persona en el reporte son una y la misma. Como se puede ver, la credencialización de un cliente para efectos de otorgarle financiamiento o préstamos es una de las tareas más arduas.

Recuerdo el caso de una verificación en la que revisamos documentos de tres años de  declaración de impuestos. Pero el reporte preliminar decía que dos de los formatos no existían. Con base en estos resultados automáticos, estábamos a punto de rechazar la propuesta. Sin embargo, queríamos asegurarnos de que no estábamos perdiendo a un buen cliente porque los otros documentos no mostraban ningún patrón negativo. La prudencia en los negocios lleva a no rechazar buenos clientes solo porque se hayan cometido errores en el proceso o la documentación. En este caso, decidimos investigar el asunto.

Lo que se derivó de ello resultó ser un gran descubrimiento. 

Texto original: Vivek Krishnan, “10 golden tenets of fraud prevention and deterrence, part 1”, Fraud
Magazine, [en línea], abril de 2014.

Lea la parte restante del artículo en Fraud-Magazine.com

 

 

Robert HoltfreterVivek Krishnan, CFE, LIII


©2014 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx