Sep/Oct 2016  |  Núm. 21



Un negativo positivo

En el mundo del deporte, se han dado grandes y escandalosos fraudes, como el que tuvo lugar en la temporada 1979 y 1980 del futbol italiano. La policía de ese país, descubrió una red de apuestas clandestinas, por las que declararon hasta 48 jugadores y directivos, afectando a dos de los más relevantes equipos de la Lega Calcio. El resultado arrojó 38 culpables, 33 de ellos jugadores. Como consecuencia del hallazgo, el Milán y el Lazio son descendidos a segunda, el presidente del Milán es suspendido de por vida. Entre los jugadores, se distribuyen y acumulan cincuenta años de suspensión, y entre varios clubes se reparten 25 puntos de sanción.

No hay duda que tanto en el futbol y otros deportes existen registros de fraudes, lo notable destaca, cuando apareció en la escena fraudulenta, Lance Armstrong, ex ciclista profesional estadounidense, ninguno había logrado la deshonrosa categoría de ser clasificado, como el mayor fraude deportivo del que se tengan registros. El engaño ocurrió, en el mundo del ciclismo y sus características son tan singulares, que los cazadores de historias dignas de comercializarse en la pantalla grande, no dudaron en divulgarlo a través de una película titulada The Program.

Entonces, ¿Por qué vale la pena ver The Program, o el Engaño del siglo, como se tituló en México?, para un examinador de fraudes existen varios y atractivos ángulos sobre la investigación realizada, por ejemplo, ¿Cómo es que a Lance Armstrong le practicaron más de 600 controles antidopaje durante su carrera profesional y nunca dio positivo? ¿Nunca? Si, nunca ¿Por qué entonces fue acusado de utilizar el sistema más sofisticado, profesionalizado y exitoso de dopaje que el deporte jamás ha visto?

La respuesta a esta pregunta, es el mayor atractivo que usted como examinador de fraude encontrará al ver dicha película y, sin duda, se interesará en profundizar con otras fuentes que le permitan seguirle la pista, para así sacar sus propias conclusiones sobre lo consistente e inconsistente del caso; como adelanto, le aseguramos que todas las consecuencias de que fue objeto Lance Armstrong, se basaron en otros elementos (que usted indagará), pero ninguna en evidencias, que probaran clínicamente el dopaje. En todos los exámenes dio negativo, pero la investigación posterior, sin evidencia clínica, determinó que de no haber hecho trampa en esos exámenes hubiera dado un resultado positivo.

 

Extraño, ¿no cree usted?

Lance Armstrong, un negativo positivo.

 

Referencia

Perona, David, (3 de enero, 2015). Los 5 fraudes internacionales más escandalosos de la historia del fútbol. Fútbol finanzas. Recuperado de: http://futbolfinanzas.com/los5fraudesinternacionalesmasescandolososdelahistoriadelfutbol/



©2016 ACFE-Capítulo México, A.C., Derechos Reservados.
Aviso de Privacidad
Asociación de Examinadores de Fraude Certificados Capítulo México
Tel. 5207-7557, 5536-0104 | seminario@acfe-mexico.com.mx